Carta de un bebé que despierta por las noches a su mamá

Una de las grandes alegrías al ser madres, aparte de haberle dado el milagro de la vida a ese bebé, es verlo crecer y convertirse en una persona feliz, llena de amor y de valores para que pueda hacer su vida y tomar el ejemplo que le diste para que pueda ser ese padre o madre ejemplar.

Ser madre requiere grandes sacrificios, desde pasar 9 meses cargando un bebé en el vientre, padecer dolores y síntomas característicos del embarazo y luego al dar a luz a ese pequeño bebé, pasar largas horas sin dormir, buscar su protección, alimentarlo y asegurarte de su bienestar.

Sin duda alguna, una mujer tiene que cambiar su estilo de vida y la rutina a la que estaba acostumbrada, ya que su bebé se vuelve lo más importante y pasa a ser una de las prioridades fundamentales en la vida de una madre, para que su bebé sea feliz y nunca le falte nada.

Todo esto, lo podemos saber, siendo madres o no. Pero qué pasaría si nos colocamos y vemos todo desde la perspectiva del bebé. Por eso te mostraremos a continuación una carta de un bebé a su madre. Sin duda alguna, te conmoverá y te producirá algunas lágrimas.

El vínculo existente entre una madre y su hijo es un ejemplo de amor incondicional

Ya sabemos todo lo que una madre hace por sus hijos desde que crecen hasta que logran ser independientes. El amor incondicional siempre estará ahí a pesar de los años que tengas. Pero esta carta donde un bebé le explica a su madre como se siente al despertar a su mamá en las noches sin duda alguna te parecerá increíble.

“Querida mami, sé que desde mi llegada las noches han cambiado bastante. Cada una de ellas se ha tornado más difícil que la otra. Entiendo que ello afecta incluso tus días. Te observo y aprecio tu mirada cansada. Por eso me siento afortunado y bendecido.

Es que aun sacrificándote y entregando todo a cambio de nada, noto la felicidad que sientes tan solo por tenerme. Encuentro en tus brazos mi mejor refugio, la verdad de la vida y del amor. Eres el calor y ternura. La alegría por la que mi mundo gira.

Gracias mamita por amarme y dedicarme pacientemente tu tiempo, por arrullarme con tanta suavidad y dulzura. Te agradezco también por cada nana capaz de calmarme por las noches. Incluso por esos bonitos cuentos clásicos, y aquellos en que dejas volar tu imaginación.

Entiendo mami el tipo de noches que compartimos desde el día que irrumpí en tu vida. Por ejemplo, ayer me desperté a cada hora pidiendo que me cogieras en brazos. Realmente lo hice porque te necesitaba. Este mundo en el que no siento a cada segundo los latidos de tu corazón me asusta.

Comprendí así lo que es el valor del sacrificio, la entrega, la dedicación. El amor verdadero e incondicional. La generosidad visceral. Yo realmente valoro todo lo que hiciste y lo que hacer por mí cada día. Por esto, te extiendo mi disculpa, pero explicando que solo precisaba sentir cerca mío el afecto y el cariño de mi heroína en este lío

Para mí, mi refugio son tus brazos. Mi salvación eres tú. Mi mundo, mi alimento y mi vida entera. Ya el tiempo me ensañará sobre la autonomía y la libertad. Y tú estarás a la altura de esas enseñanzas y aprendizajes. Pero déjame ahora disfrutarte, y aprovéchame con todas tus fuerzas. Por qué el tiempo pasa rápido y para cuando te des cuenta será demasiado tarde: No volverá.

¡Ánimo mami, lo haces muy bien! Sea como sea, vete tranquila, con la frente en alto, sabiendo que este tiempo es una inversión. A futuro estos detalles que complican las noches serán solo un recuerdo. Una anécdota pasajera de lo fuerte y valiente que pudiste ser.

Mientras tanto, tus abrazos, besos y caricias, son todo lo que necesito. Pero, por lo pronto, prometo que una vez que esté preparado, emprenderé mi camino. Y ahí sí, gracias a todo lo que has hecho por mí, la trayectoria será firme y alegre, por todo el amor que recibí de mi persona favorita en el mundo.

Te amo con el alma y el corazón, tu bebé.”
Sin duda alguna, esta carta puede llegar a conmover a las madres y hacer sentir identificado a más de un hijo sobre cómo se siente respecto a su madre. Sin duda alguna estas heroínas se encargan de darnos el amor y todo el cariño que necesitamos, sacrificando su vida y sus horas de sueño para que sus hijos estén bien. Una tarea digna de admirar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *