Quitar el pañal: mira las señales de que está listo

¿Cómo saber si mi hijo puede dejar el pañal? ¿Qué época del año es la más idónea para hacerlo? A continuación te damos unas pautas que pueden indicarte cuál es el mejor momento para ponerte “manos a la obra”.

¿A qué edad se debe retirar el pañal?

No hay una respuesta especifica a está pregunta, cada niño es diferente y aprende a ritmos diferente. Según el pediatra Ricardo antes de que el niño cumpla los 2 años no se lo plantea nadie. Muchos especialista explican que  a esa edad no todos los niños alcanzan la misma maduración neurológica y no tienen la misma dosis de comprensión y de imitación.

El momento ideal para la retirada del pañal
A partir de los dos años los padres ya empiezan a planteárselo. Es una edad que generalmente los niños dan señales de incomodidad con el pañal sucio o muy cargado de pipi, sabe decir palabras como pipi, caca (o como le hayas enseñado, aparte de eso también da otros tipos de señales.

Fíjate en estas señales
Para comprobar si tu pequeño está preparado para dejar los pañales, fíjate en estas cinco señales:
Related image
Le notas inquieto cuando tiene mojado o sucio el pañal e incluso te pide, a su manera, que se lo cambies.
Es capaz de obedecer órdenes sencillas y además empieza a comunicarse contigo verbalmente.

Aguanta seco más tiempo.
Te da indicios físicos (da saltitos, se pone las manos en el pañal…) o verbales (dice pis) de que va a hacerse pis de forma inmediata.

Tiene la suficiente habilidad motora para bajarse y subirse la ropa él solito y para sentarse y quedarse así quieto durante un par de minutos.

Su momento y el tuyo
No tienen por qué coincidir. Los padres suelen aprovechar los meses de verano para quitar el pañal a sus hijos por una cuestión de comodidad: llevan menos ropa y se les puede dejar con un calzoncillo o la nalguita al aire.
Pero no suelen considerar que lo realmente importante es que los pequeños estén bien preparados para afrontar su nuevo reto.
Related image
Cuando te pongas manos a la obra con tu hijo, conviene que lo hagas en el ambiente que él conoce más y que más seguridad le proporciona: su casa, mejor que el hotel donde vas a pasar las vacaciones.

Asegúrate también de que este reto no coincide con otro cambio significativo en su vida. Por ejemplo, si ha tenido un hermanito, deja pasar unos meses para que las novedades no se le junten.

Cómo empezar a quitar el pañal

– Unos 15 días antes de quitar el pañal al niño y proponerle el orinal, es importante hacer que el niño sea consciente de sus funciones intestinales, subrayando el hecho con palabras cada vez que le cambias el pañal: “Juan, te has hecho caca”. “Mira cómo hacen caca papá y mamá. Estos comentarios regulares empezarán a atraer la atención del pequeño sobre lo que su cuerpo produce.

– Hay que dejarle tiempo para coger confianza con el orinal y utilizarlo, al principio, cuando le apetezca. Una vez haya jugado con él, puedes explicarle para qué sirve.

– Quitadle el pañal gradualmente y dejadle solo con las braguitas, al principio solo durante un par de horas al día, señalando el hecho de que el pañal es incómodo y que limita su libertad de movimiento.

– Después de que se haya sentado en el orinal, es importante que lo dejes tranquilo, sin mostrarte angustiada por el resultado. Debes esperar, como máximo, diez minutos. Si pasado este tiempo no se han producido reacciones, tienes que incorporar al niño sin obligarle a permanecer sentado.

– Una vez el niño ha acabado, se le debe levantar inmediatamente del orinal. Así aprenderá que se le ha puesto en el orinal por un motivo preciso.

– A principio, debes elogiar al niño cada vez que haga pipí o caca: debe considerarlos como un regalo que ha hecho a los padres.

La época de rebeldía
Entre los 2 y los 4 años los niños pasan por un momento decisivo en la formación de su personalidad, que viene acompañado por una sorprendente rebeldía: empiezan a entender sus limitaciones y reconocen su independencia, de ahí que sea normal que nos lleven la contraria en todo.
Image result for kids using pottyAsí, es muy probable que en la guardería tu hijo no ponga ninguna objeción a sentarse en el orinal y que en casa se niegue a hacerlo. Ten paciencia y trata de tomártelo con humor.

Pero de todos modos, si consideras que tu hijo está pasando por una fase especialmente complicada, tal vez sea mejor que esperes un poco para retirarle el pañal, con el fin de no entablar una comunicación negativa con él.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *