Madre se cansa de su hijo desobediente, su increíble carta es una sensación en Internet

Ser madre no es cosa fácil, sobre todo en Estados Unidos, donde los adolescentes tienen a sus papás amenazados con llamar al 911 si se atreven a tocarles un solo cabello.

Sin embargo algunas madres, como Heidi Johnson, buscan solucionar los problemas de manera muy especial. Porque, seamos sinceros… la pubertad es una edad muy complicada: hormonas alborotadas, rebeldía extrema y la sensación de “ya soy grande, mamá, déjame ser”.

Después de varias peleas con su hijo Aarón, de 13 años, Heidi se atrevió ponerlo a raya de una forma que ha enorgullecido a todas las mamás en internet.

Cómo toda buena madre, Heidi lo sorprendió en una mentira. Le preguntó si había terminado su tarea y el jovencito respondió “sí”, pero ella sabía que no era cierto. Cuando lo enfrentó, Aarón simplemente le dijo que tenía cosas más importantes por hacer. “¿Cómo?, ¿qué?”, se preguntarán, si sólo tiene 13 primaveras.

La madre descubrió que Aarón subió algunos videos a YouTube y que estaba ganando un poco de dinero; quería convertirse en youtuber famoso. Parece que la poca fama se le subió a la cabeza y ya se sentía independiente. ¡Qué grave error!

Escribió a su hijo una carta que dice lo siguiente (abajo la traducción al español):

“Querido Aarón:

Al parecer has olvidado que sólo tienes 13 años y que soy tu madre. Como te niegas a aceptar el control creo que necesitas una lección sobre independencia. Como dices que ganas tu propio dinero, va a ser más fácil pagar todas las cosas que he comprado para ti antes.

Si quieres usar tu propia lámpara, o utilizar internet, tienes que pagar una parte de los siguientes servicios:

Renta: 430 dólares
Electricidad: 116 dólares
Internet: 21 dólares
Comida: 150 dólares

También tendrás que tirar la basura lunes, miércoles y viernes, y pasar la aspiradora esos mismos días. Tienes que limpiar tu baño todas las semanas, hacer tu propia comida y limpiar cuando hayas terminado. Si dejas de hacer alguna de estas cosas te cobraré 30 dólares, como servicio de limpieza.

Si decides que prefieres ser mi hijo otra vez, en lugar de mi compañero de cuarto, podemos discutir los términos de nuevo.

Con amor, mamá.”

No contenta con eso, subió el mensaje a Facebook y tanto críticas como aplausos le llovieron a esta revolucionaria madre. Algunos comentarios de odio la acusaban de “controladora”, “abusiva” y “chantajista”, pero al pequeño Aarón sí le funcionó el jalón de orejas. ¿Cómo madre, qué piensas sobre esta lección?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *