Fajas post cesáreas, todo lo que debes saber sobre su uso

La pregunta que las madres más se hacen ¿Qué tipo de faja es la más adecuada…? Te explicamos todos los detalles porque la recuperación abdominal de una parto por cesárea es posible, pero necesita cuidados especiales.

Cómo se recupera el útero tras una cesárea
En este caso, el nacimiento del bebé se produce mediante la apertura quirúrgica tanto del abdomen como de la pared uterina. El posparto no sólo es más molesto, sino que puede traer más complicaciones.

La involución uterina, es decir, la disminución de tamaño del útero a su posición más o menos normal, también se produce de manera más lenta, además, como se ha abierto de manera artificial, se precisa, que el propio útero ponga en marcha su mecanismo de contracción y que se vaya reduciendo lentamente.

En el posparto de cesárea no se emplean fármacos uterotónicos, la medicación que favorece la contracción del útero.

Faja posparto: después de la cuarentena
Si quieres ponerte faja en el posparto de una cesárea debes esperar una cuantas semanas. Puede emplearse tras cumplirse la cuarentena, los cuarenta primeros días del puerperio. Así permites que el útero haya adquirido su posición de una manera más fisiológica, por sus propios medios, aunque haya tardado más que en el caso de un parto vaginal.

Qué faja usar tras una cesárea
En cuanto al tipo de faja, en el caso de las mujeres con una cesárea no hay problema si desean emplear una faja entera, puesto que no existen puntos en el periné.

Y la herida quirúrgica de la cesárea, tras 40 días, por lo general, está bastante bien cicatrizada. Pero el empleo de la faja no es el único método que puede ayudarte para reducir esos centímetros del perímetro abdominal que te sobran tras tu parto.

Haz abdominales hipopresivos
La realización de ejercicio físico que refuerce la musculatura abdominal es una de las partes fundamentales de esta recuperación. Clásicamente todas las mujeres, se ponían a realizar abdominales en el gimnasio, sin saber que estos pueden empeorar un dato tan importante en la recuperación posparto como es el suelo pélvico: al aumentar la presión intra abdominal, pueden aumentarse los pequeños o grandes prolapsos acaecidos durante la gestación y el parto, e incrementar el riesgo de incontinencias urinarias de esfuerzo.

Te aconsejamos que realices abdominales hipopresivos, que no sólo mejoran la musculatura de la pared abdominal, sino también favorecen la recolocación de la espalda (ciertamente perdida durante la gestación) y mejora el suelo pélvico de manera notable. Lo ideal es que hagas los hipopresivos con monitores especializados (para aprender bien la técnica) o también durante clases de otras técnicas, como es el Pilates, que incluyen estos ejercicios en su entrenamiento.

Paciencia y mucho ánimo
Esperamos que todo lo que te hemos explicado pueda ayudarte en el día a día de tu recuperación tras el parto, que, aunque es uno de los momentos más felices de tu existencia, también es muy duro, porque físicamente no te encuentras como previo al embarazo y mentalmente te puede inundar el cansancio. No dejes que la fatiga llene tu corazón y ponte manos a la obra para que te sientas realmente como eres, una mujer bella, completa y feliz.