Bebés menores de dos años no deben tener ningún contacto con dispositivos portátiles.

La Academia Americana de Pediatría y la Sociedad Canadiense de Pediatría establecen que los bebés de 0 a 2 años no deben tener ningún contacto con dispositivos portátiles (teléfonos celulares, tabletas, juegos electrónicos ), de 3 a 5 años restringirlos a una hora por día, y de 6 a 18 años a 2 horas por día. Según Cris Rowan, terapeuta ocupacional pediátrica, bióloga y escritora “los niños y jóvenes usan 4-5 veces más estos aparatos que la cantidad recomendada, con consecuencias graves y que con frecuencia amenazan su salud y su vida”.

Estudios de la Fundación Kaiser y de “Active Healthy Kids”, Canadá, advierten que los dispositivos portátiles (teléfonos celulares, tabletas, juegos electrónicos ) han aumentado de forma espectacular el acceso, uso y abuso de las tecnologías digitales, especialmente por los niños de muy corta edad. “Como terapeuta pediátrica, estoy pidiendo a los padres, los maestros y los gobiernos prohibir el uso de todos los dispositivos de mano para los niños menores de 12 años”

Las siguientes son 10 RAZONES basadas en estudios científicos para pedir esta prohibición. 

1. EL RÁPIDO CRECIMIENTO DEL CEREBRO.
Entre 0 y 2 años, los cerebros se triplican en tamaño en el niño, y continúan en un estado de rápido desarrollo hasta los 21 años de edad. El desarrollo temprano del cerebro está determinado por los estímulos ambientales, o la falta de los mismos. La estimulación del desarrollo cerebral causada por la exposición excesiva a las tecnologías (teléfonos celulares , internet, iPads , TV), se ha demostrado que se asocia con la función ejecutiva y simultáneamente con déficit de atención, retrasos cognitivos, problemas de aprendizaje, aumento de la impulsividad y disminución de la capacidad de autorregularse, por ejemplo, rabietas.

2. RETRASO EN EL DESARROLLO.
El uso de estas tecnologías restringe el movimiento, lo cual puede resultar en retraso en el desarrollo. Uno de cada tres niños ahora entran a la escuela con retrasos de desarrollo, afectando negativamente la alfabetización y el rendimiento en el aprendizaje. El movimiento de los niños, en cambio, mejora la atención y la capacidad de aprendizaje. El uso de la tecnología bajo la edad de 12 años es perjudicial para el desarrollo infantil y el aprendizaje, según estudios de especialistas citados por Rowan en su página web.

3. EPIDEMIA DE OBESIDAD
La tv y los video-juegos se correlacionan con el aumento de la obesidad. Los niños a quienes se permiten dispositivos en sus dormitorios tienen 30 % más de incidencia de la obesidad. Uno de cada cuatro canadienses y uno de cada tres niños estadounidenses son obesos. El 30 % de los niños con obesidad desarrollan diabetes, y las personas obesas tienen un mayor riesgo de accidente cerebro vascular y ataque cardíaco temprano, lo que acorta la esperanza de vida. “En gran parte debido a la obesidad, los niños del siglo XXI pueden ser la primera generación de la cual muchos no van a sobrevivir a sus padres”, advirtió el profesor Andrew Prentice.

4. TRASTORNOS DEL SUEÑO.
El 60 % de los padres no supervisa el uso de la tecnología de sus hijos, y al 75 % de los niños se les permite la tecnología en sus habitaciones. El 75 % de los niños de 9 y 10 años son privados de sueño en la medida en que sus calificaciones se ven afectadas negativamente, según estudios del Boston College en 2012.

5. AFECCIONES MENTALES.
El uso excesivo de tecnología digital está implicado como un factor causal en el aumento de las tasas de depresión infantil, ansiedad, trastornos de vinculación, déficit de atención, autismo, trastorno bipolar, psicosis y comportamiento del niño problemático. Uno de cada seis niños canadienses tienen una enfermedad mental diagnosticada y sometidos a medicación psicotrópica riesgosa, según el Dr. Waddell.

6. AGRESIÓN.
Contenidos de los medios violentos pueden causar agresión infantil. Los niños pequeños están cada vez más expuestos a la creciente incidencia de la violencia física y sexual en los medios de comunicación actual. Programas de TV retratan sexo explícito, asesinatos, violaciones, torturas y mutilación. En los EE.UU. se ha clasificado violencia en los medios como un riesgo de salud pública debido a un impacto causal sobre la agresión infantil, según estudios de Huesmann en 2007, cita Rowan.

7. DEMENCIA DIGITAL.
Contenidos de los medios de comunicación de alta velocidad pueden contribuir a déficit de atención, así como la disminución de la concentración y de memoria , debido a la poda de pistas neuronales de la corteza frontal cerebral, según estudios de Christakis 2004 y Pequeño 2008 . Los niños que no pueden mantener la atención no pueden aprender.

8. ADICCIONES.
Los padres atribuyen cada vez más a la tecnología, el aislamiento de sus hijos. Por su parte ante la falta de apego de los padres, los niños se unen a los dispositivos, lo que puede resultar en la adicción. Uno de cada 11 niños de 8-18 años son adictos a la tecnología.

9. EMISIÓN DE RADIACIÓN Y CÁNCER.
Ya en 2011, la Organización Mundial de la Salud clasificó los teléfonos celulares (y otros dispositivos inalámbricos) como un riesgo de categoría 2B (posible carcinógeno), debido a la emisión de radiación (OMS 2011). James McNamee, de “Health Canada”, en octubre de 2011 emitió una advertencia de precaución que indica: “Los niños son más sensibles a una variedad de agentes que los adultos ya que sus cerebros y sistemas inmunes todavía se están desarrollando, por lo que no se puede decir que el riesgo sería igual para un adulto que para un niño”. En diciembre de 2013 el Dr. Anthony Miller de la Universidad de la Escuela de Salud Pública de Toronto recomendó, basándose en una reciente investigación, que la exposición a señales de radio debe ser reclasificado como 2A (probable carcinógeno), no como 2B (posible cancerígeno). La Academia Americana de Pediatría solicitó la revisión de las emisiones de radiación EMF de dispositivos de tecnología digital, citando tres razones relativas a la repercusión sobre la infancia.

Niños y Celulares

10. INSOSTENIBLE.
Las formas en que los niños son criados y educados con la tecnología ya no son sostenibles –dice Rowan. “Los niños son nuestro futuro, pero no hay un futuro para los niños que abusan de la tecnología”. Un enfoque en equipo es necesario y urgente con el fin de reducir el uso de la tecnología por los niños

6 consejos para ser más unidos como familia

Consejos para ser más unidos como familia

Para ser felices y disfrutar de la convivencia en familia es importante tener en cuenta ciertos valores que garantizarán la felicidad y unión con cada uno de los miembros del núcleo familiar, tener paciencia, compresión y compromiso son parte clave de una buena unión familiar.

Saber escucharFamilie aus Knete
Escuchar es parte muy importante de todo tipo de relación sobre todo hablando de la familia. Cuando atendemos a lo que nos dicen nuestros seres queridos nos podemos dar cuenta de aquellos detalles que les disgusta, aquellas cosas por las que siente curiosidad, sus temores y la visión que tienen de nosotros. Es muy importante escuchar mirando a los ojos, dando la importancia necesaria y respondiendo con argumentos a todo lo que nos dicen.

Aprender a dar la palabra

A nosotros nos gusta opinar, reclamar y hablar con nuestros familiares, sin embargo en muchos casos es difícil dar la palabra a otros y aceptar sus opiniones. Como seres humanos y como familia debemos aprender a respetar la palabra de otros para así conocer más acerca de sus puntos de vista y la manera en cómo ven las cosas. Todos tienen derecho a expresarse y ser escuchados en su debido momento sin importar si se tiene o no la razón.

Tomar la palabra en el momento indicado

Cuando hay discusiones o problemas familiares casi siempre nos dejamos llevar por los impulsos y rabia del momento, y podemos llegar a expresarnos de una manera ofensiva y sin escuchar los argumentos de los demás. A veces  tomamos mal la palabra y la utilizamos para discutir de manera precipitada y alterada, este problema puede acabar desuniendo a toda la familia y posteriormente puede causar arrepentimientos.

Establecer límites

comunicación-en-familia

Una de las maneras de lograr una buena convivencia y equilibrio familiar, es colocando limites que todos deban respetar. No se trata de prohibir todo y establecer un régimen militar, se trata de poner ciertas reglas que enseñen a respetar y a crecer como personas siempre en unión familiar. Cuando tenemos niños es importante poner límites que garanticen su seguridad y su crecimiento como persona, en esta etapa de juega un papel muy importante para su aprendizaje y sus valores.

Tener paciencia

Las diferencias familiares siempre deben ser tratadas con tolerancia y paciencia. Muchas personas suelen alterarse con gran facilidad y esto puede ser un error fatal en la familia; la paciencia es la clave de una buena relación, entendimiento, comunicación y respeto. Cada día la familia nos pone muchas pruebas para cultivar y medir nuestra paciencia, como adultos debemos enseñar este gran valor a nuestros hijos y aplicarlo para dar una mayor confianza entre todos.

Hacer actividades familiares

Hay muchas excusas para unir a la familia y pasar un buen tiempo compartiendo juntos momentos únicos y muy divertidos para todos. Como familia también debemos salir de la monotonía y buscar momentos muy felices donde nos expresemos como nos gusta y aprendamos unos de los otros.

Pasear en el parque, hacer ejercicio, practicar algún deporte, salir de viaje, cocinar, ver películas, celebrar una fecha especial; son algunas de las actividades que podemos practicar con toda la familia.

5 Frases mágicas de los psicólogos que harán a un niño menos caprichoso y más obediente

Cada uno de nosotros los padres contamos con un repertorio de frases hechas a las que recurrimos a menudo para comunicarnos con nuestros hijos. “¡No llores!”, “¡Deja de hacer eso!”,”¡Pide perdón inmediatamente!” y similares. Muchos padres, con frecuencia, dicen esto con el objetivo de que sus hijos se vuelvan más obedientes, educados y disciplinados, pero resulta que tan solo obtienen el efecto opuesto.

Un niño, como respuesta a las exigencias de sus padres, puede comenzar a comportarse aún peor, no obedeciendo y volviéndose más caprichoso. A nadie, incluidos los niños, le gusta oír amenazas ni recibir órdenes estrictas. Y de ahí surge una resistencia bastante natural.

En el sitio web genial guru recopilaron frases mágicas que los psicólogos recomiendan usar para comunicarse con los niños. Si las aplicas, al pequeño le resultará mucho más agradable responder a tus peticiones y tu relación con él mejorará, haciendo que entenderse mutuamente sea más fácil.

1. “Cuando termines con los deberes, salimos a pasear” en vez de “¡Ponte a hacer los deberes ya!”

Acentúa la atención del niño en los momentos agradables que lo esperan tras haber terminado sus deberes. En lugar de recurrir a las amenazas y a la coerción, haz hincapié en frases agradables y prométele que le espera algo bueno.

“Los vendedores de automóviles, a menudo, utilizan este esquema: ’Cuando regresemos de la prueba de conducción, usted podrá elegir los colores del interior’. Ni siquiera te preguntan si quieres probar a conducir este vehículo. Ya te llevan cautelosamente hacia la compra”, señala Alicia Eaton, una hipnoterapeuta y lingüista. Atendiendo a su opinión, este truco publicitario puede funcionar con los niños.

2. “Recuérdamelo, ¿cómo se cepillan correctamente los dientes?” en vez de “¡Otra vez has olvidado cepillarte los dientes!”

Finge de forma consciente ante tu hijo que has olvidado cómo se realiza una acción que no le gusta mucho. Si se trata de cepillarse los dientes, toma un cepillo y empieza a moverlo alrededor de los ojos, por ejemplo, diciendo “Se me ha olvidado cómo hacerlo. ¿Así está bien?”. El niño se reirá y te corregirá. Entonces conviertes un proceso aburrido en un juego emocionante.

Si el niño ha ignorado u olvidado alguna instrucción tuya, también puedes jugar a la “pérdida de memoria”. Pregúntale: “Parece que te dije algo hace 5 minutos. ¿Qué fue lo que te pregunté? No lo recuerdo”, aconseja la psicóloga infantil Shelly Phillips. De esta manera, el niño se recordará a sí mismo aquello que todavía tiene pendiente de hacer.

3. “Me preguntaste, te contesté” en vez de “¡Te dije ya que no! ¿Cuántas veces te lo tengo que repetir?”

Cuando el niño vuelve a pedir que le compres algo en la tienda o jugar “un poco más” con el teléfono (aunque se haya excedido en el límite de tiempo), hay que decirle “no” una vez, y a todas las reiteraciones, al lloriqueo y las quejas, contestar con una voz tranquila y sosegada: “Me preguntaste, te contesté”. Así evitas las discusiones y los llantos, estableces normas claras y fortaleces tu autoridad.

Si constantemente recurres a esta frase en respuesta a las solicitudes inapropiadas del niño, estará menos inclinado a quejarse, refunfuñar e intentar manipularte.

4. “¿Cómo podemos resolver este problema?” en vez de “¡No llores más!”

En lugar de regañar a un niño por llorar o quejarse, ayúdalo a resolver el problema. Puedes decirle: “Vamos a pensar en lo que se puede hacer”.

Si el niño tiene una edad suficiente y quieres que aprenda solo a hacer frente a las dificultades, en respuesta a sus quejas bien que vale preguntar: “¿Me estás contando esto ahora para cambiar la situación?”.

Si el niño a menudo dice “¡No puedo!”, por ejemplo, “¡No puedo entender las matemáticas!”, responde que “Simplemente, todavía no has encontrado la forma correcta de hacer este ejercicio”. “La idea es cambiar el enfoque de la conversación sobre lo que no puede hacer tu hijo por aquello que sí puede”, explica Alicia Eaton.

5. “¿Qué camiseta te pondrás para ir a la escuela?” en vez de “¡Vístete, ya te lo he dicho!”

Preguntas de tal manera como si el niño ya hubiera aceptado vestirse, solo le queda elegir el color de la camiseta. “Crea para el niño la ilusión de la elección”, aconseja Alicia Eaton. Este método funciona en muchos casos.

Si no quiere hacer unos complicados deberes, dale al niño la opción de cuándo hacerlos: “¿Quieres trabajar en tu proyecto de la escuela hoy o mañana?”. Si tu pequeño se retuerce en la mesa, pregunta: “¿Quieres probar primero la ensalada o la hamburguesa?”.

Si el niño no suelta el teléfono de sus manos: “¿Dónde dejamos tu teléfono para descansar e ir a disfrutar del almuerzo, lo dejamos en el pasillo o en el dormitorio?”.

Este artículo fue realizado gracias al sitio web “Genial guru”, puedes ver el artículo completo en el siguiente enlace: 9 frases para que los niños sean más obedientes y menos caprichosos.

10 rasgos de papá que posiblemente tus hijos heredarán

Rasgos del padre que tus hijos obtendrán mediante la herencia genética

Herencia genética
La herencia genética es lo que hace a los seres humanos lo que son, gracias a los genes de la madre y el padre, existen 23 cromosomas que son obtenidos de la madre y del padre los 23 restantes y son justamente dichos cromosomas los que determinan los rasgos que caracterizan únicos a cada ser humano.

Nada de esto es incoherente pues se conoce que la herencia genética es la responsable de la transmisión mediante el material genético proveniente del núcleo celular, las características anatómicas, fisiológicas, etc., de un ser vivo a sus descendientes, de allí el resultado de que dicho ser vivo obtenga caracteres de uno o ambos padres. No obstante, al momento del nacimiento del bebé muchos familiares y parejas alardean del parecido que tiene hacia alguno de los padres y otros incluso, ni esperan el nacimiento y desde el momento que el niño se encuentra en el vientre de la madre ya cuestionan y apuestan a quién de los padres se parecerá más.

Hay ciertos genes que se vuelven recesivos y no aparecen, otros son definidos como predominantes en la personalidad y forma en cómo lucen ciertas personas. A través del tiempo se conoce que los genes de los padres son los que determinan si el bebé será niña o niño pero también hay muchos rasgos provenientes del lado del padre, aquí algunos de los rasgos que muy probablemente puedan obtener tus hijos de él…

Rasgos predominantes en tus hijos por la herencia genética del padre

1. Color de ojos: ¿Alguna vez te has cuestionado cuál será el color de ojos de tu hijo? Azul, verde, gris o marrón, pues bien, basta con tan solo mirar los ojos de tu pareja. Generalmente el color de ojos que predomina son los de color oscuro como el marrón, es decir, si alguno de los padres tiene ojos marrones, probablemente el bebé los tendrá igual pero si el padre tiene un color de ojos recesivo como el azul y sus ojos son marrones, el bebé tendrás los ojos azules de su padre.

2. Labios: las características faciales son una de las primeras que los padres suelen cuestionarse y los labios es una de ellas, los más rellenos son un rasgo predominante y si el padre los tiene, entonces su bebé igual.

3. Color y tipo de cabello: el tipo y color de cabello también es bastante cuestionable por los padres, sienten curiosidad al saber si será castaño o negro, liso o rizado. Pues bien, este es otro rasgo predominante del padre, así nazca calvo, sin embargo los genes del papá podrán determinar en mayor medida el color y textura del mismo.

4. Sentido del humor: no existe ningún gen que haga a nadie gracioso, realmente es un gen social pero un rasgo de la personalidad es lo que sí puede ser heredado e incluye estar inclinado al lado humorístico. Así que si el padre se queja de bromas divertidas, fácilmente el bebé recogerá dichos rasgos de tan solo mirarlo.

5. Forma en que su bebé duerme: si has notado que tu bebé de lanza y se vuelve en su cuna como su padre lo hace al momento de dormir en su cama, entonces obtuvo los patrones de sueño de su papá. Puede heredarse el sueño bueno, profundo, pacífico hasta el punto de golpear tambores y no molestar pero lamentablemente, los hábitos como el insomnio pueden se transmiten por la herencia genética.

6. Altura y peso: en la herencia genética, la altura y el peso son un juego, el punto a tener en cuenta es el del padre pues si este es alto, probablemente sus hijos crezcan igual pero si la madre es corta, puede no ser tan alto como el padre pero aun así gozar de una altura normal. En cuanto al peso se refiere, también los genes del padre juegan un rol importante para determinar el peso que el niño tendrá.

7. Huellas dactilares similares: no existen huellas dactilares iguales, por tanto, este rasgo no se refiere a la exactitud pero si a la similitud de los patrones, si te fijas en las vueltas o líneas en las huellas dactilares del padre y posteriormente observas las de tu bebé, podrían tener semejanzas.

8. Tomar riesgos: hay rasgos de personalidad como el humorístico que puede ser heredado como se mencionó anteriormente, otro de ellos puede ser la búsqueda de riesgos y disfrutar de ellos. Pocas personas son las que disfrutan de esta emoción al momento de tomar riesgos pero si tu pareja es una de estas entonces tu hijo, será igual.

9. Estructura de dientes y dientes: ¿tu pareja es propenso a tener caries? Entonces tu hijo también los tendrá, probablemente surjan problemas con los dientes del bebé si el padre los presenta, de hecho, tener exactamente un hueco como el del papá. Si hay huecos, caries o están desalineados, ya sabes cómo los tendrá tu hijo.

10. Señal de belleza: no hay rasgo más adorable que notar los hoyuelos en los cachetes de los bebés al reírse, si su padre los tiene, tu hijo tendrá las mismas lindas depresiones en sus mejillas.

Como puede verse, la herencia genética hace de las suyas en todo sentido por lo que notar por momentos a tu bebé y percibir el parecido a su padre cuando sonríe o se molesta es por ello, hay características familiares que solo se destacan.  Los genes del padre tienen una ventaja en cuanto a la determinación de los genes se refiere y cuáles estarán latentes una vez el bebé nazca, después de esto, sabrás que no está errado decir que tus hijos se parecen cada vez más a su figura masculina. ¿Cuáles de estos rasgos mencionados tienen tus hijos de su papá?

Cada noche antes de ir a dormir todo niño debe escuchar 6 cosas de sus padres…

Todas las noches antes de ir a dormir, Es importante darle una estabilidad emocional a los niños y fortalecer su autoestima. Ningún niño debe irse triste o llorando a dormir, pues es un daño que deja heridas en su alma.

Las 6 cosas que todo niño debe escuchar de sus padres cada noche antes de ir a dormir…

1. “Te amo/Te quiero”.

No debe pasar un solo día sin que tus hijos escuchen de tu boca, y sientan con seguridad, que los amas. Vendrán días difíciles, habrá momentos en los que ellos tomen decisiones que tal vez no sean las mejores. Asegúrate de que sepan con toda certeza que, sin importar lo que les pase o su forma de ser, nunca dejarás de amarlos.
niños felices
2. “Me haces muy feliz”.

Esto no puede ser más cierto. Para cada madre o padre no hay verdad más acertada. Los hijos son una fuente inagotable de felicidad y amor. Es importante que ellos sepan esto. No esperes al día de graduación o su boda para decírselo: simplemente hazlo hoy mismo.

3. “Todos los días doy gracias por ti”.

Si tienes alguna afiliación religiosa o si estás acostumbrado a orar o rezar en tu hogar, ora junto con tus hijos y deja que escuchen de tu boca que das gracias a Dios por tenerlos en tu vida y que deseas su bienestar. También ora por su bienestar, especialmente cuando tienen dificultades.

Frases positivas hijo

4-“Eres muy especial”.

Es de extrema importancia que los niños entiendan desde una corta edad que son diferentes y que esto los hace únicos y especiales. Además, todos queremos sobresalir de alguna manera. Ponte la meta de decirles a diario que para ti ellos son incomparables y lo más especial que te ha pasado en la vida.

5. “Eres único”

Con estas palabras estás reafirmando que todos somos diferentes y le reconoces que es valioso como persona. En pocas palabras, reafirmas su identidad y le ayudas a aceptarse y amarse como es.

hijos-frases

6. “Gracias por ser mi hijo”

Dile todo lo que te gusta que haga, sus valores, sus virtudes, destaca la forma en que disfruta la vida. De esta manera se dará cuenta que su felicidad te hace feliz a ti y se sentirá aceptado y amado.

Mamá, entiende mis berrinches: son mi primer paso para mi inteligencia emocional

Los berrinches son un estallido de lágrimas, mocos, gritos y rabia que nos desconciertan y que incluso nos frustra como madres. Sabemos que puede resultar desesperante intentar calmar a nuestra pequeña criatura colérica, pero el modo en que gestiones estas explosivas situaciones marcará el futuro emocional de tu niño.

Algo de lo que se sorprenden muchas familias es del peculiar carácter que demuestran muchos pequeños ya desde edades tempranas. Llama la atención que se diferencien tanto de otros niños e incluso de sus propios hermanos. Es común, también, que nos preguntemos a quién se parecen y de dónde habrán sacado ese genio casi indomable.

Bien, hay un aspecto que es necesario aclarar desde un principio. Lapersonalidad de un niño depende de muchos factores, el contexto donde crece y la interacción recibida son elementos clave. Sin embargo, existe un factor genético que tendremos que asumir, aceptar y entender. Cada niño es único y tiene su propio carácter. Es más, lo iremos viendo ya desde el primer mes a través de su estilo de alimentación y de descanso.

No intentes buscar una razón al porqué tu hijo experimenta tantos berrinches. Simplemente, gestiona, comprende y canaliza. Es una tarea que seguramente no habías previsto, pero te aseguramos que todos estamos capacitados para ser hábiles arquitectos de ese mundo emocional de nuestros hijos que en ocasiones, acontece de forma explosiva.

Los berrinches empiezan pronto y deben gestionarse cuanto antes

Un niño o una niña empezará a mostrar sus berrinches a partir del año.De hecho, serán intensos hasta los 4 años. Es esa etapa donde el cerebrode los más pequeños empieza a madurar, a tomar contacto de forma más íntima con lo que le envuelve para exigir su espacio, sus cosas, sus necesidades.

De no tenerlas, de no conseguirlas, estallan. Esta frustración experimentada es realmente dolorosa para nuestros niños, y en caso de que no actuemos de forma sabia, intuitiva y paciente en esta primera etapa comprendida entre el primer año y los 4, el tema puede complicarse en las siguientes edades.

Los berrinches JAMÁS deben ignorarse

Es importante que recordemos dos términos clave:

  • Los berrinches no se ignoran: de nada nos va a servir que nuestro hijo llore, grite y de patadas a ese mueble hasta que se canse. Lo que conseguimos en ese caso es que se sienta aún más frustrado.
  • No debemos intensificar los berrinches, es decir, responder con gritos aumenta aún más la carga emocional en ambas partes, en nosotros y en los niños.

Debemos tener claro un aspecto, desde el primer año hasta los 3 años nuestros hijos no son conscientes de lo que les ocurre. Se sienten sobrepasados por su mundo emocional y piensan que lo que les sucede no tiene solución.

Recuerda siempre que estas explosiones de rabia son un “mal modo” de decirte que les ocurre algo que debes entender.

Calma, estoy aquí, contigo y vamos a solucionarlo sin levantar la voz

Tanto el propio niño como nosotros como madres y padres debemos entender que crecer conlleva por un lado aceptar la frustración e incluso el propio dolor que ello conlleva.

  • No siempre van a tener lo que desean y eso, deben entenderlo ya desde el primer año.
  • Cuando tu niño estalle en su berrinche, no te apartes de él, ni le digas que se calle con un grito. Con voz tranquila, le animaremos a que se CALME. Una expresión y una voz tranquila crea un clima adecuado para que las emociones se relajen.
  • Hasta que el niño no haya dejado de llorar no podremos hablar con él, así que lo ideal, es situarnos a su altura hacerles ver que estamos ahí e impedir que puedan hacerse daño.

Si el berrinche acontece en un espacio público, intenta llevarlo a un lugar tranquilo donde estéis los dos solos para que se desahogue con calma.

Nunca es demasiado pronto para educar en Inteligencia Emocional

Entre el primer año y los 4 años se abre el momento más importante para asentar las bases de una auténtica Inteligencia Emocional.

Para ello, te invitamos a tener en cuenta estas sencillas estrategias.

  • Los niños necesitan comprender sus límites, qué se puede hacer y qué no. Cuanto antes lo entiendan mayor seguridad encontrarán en su día a día.
  • No tengas miedo de dar un “NO” a tiempo, algo tan sencillo nos evita problemas posteriores.
  • Sé congruente con las normas y nunca las rompas.
  • Haz uso de cartulinas con dibujos. En cada cartulina dibujaremos una emoción: rabia, miedo, tristeza… Es necesario que los niños aprendan cuanto antes a identificar esas emociones negativas para saber canalizarlas.
  • Para ello, les explicaremos qué se puede hacer con cada emoción. “Si siento rabia debo explicar en voz alta por qué me siento así”. Aprender a comunicar emociones en primera persona es algo muy útil que podemos favorecer desde etapas tempranas de forma sencilla, elemental.

En conclusión, somos conscientes de que cada niño es un mundo y de que algunos, pueden llegar a ser muy demandantes. Sin embargo recuerda, el secreto está en tener paciencia, ser siempre cercanos y afectivos y entender que la educación emocional con un niño empieza desde el primer día en que lo sostienes en brazos.

Los psicólogos comparten 3 etapas de desarrollo de los niños (varones) que todos los padres deberían saber

Criar a los hijos no es un juego fácil de jugar, y definitivamente es más que solo preocuparse por lo que come y usa su hijo. Las niñas y los niños tienen procesos de desarrollo muy específicos. Pero los niños necesitan más atención. Los psicólogos y los especialistas en desarrollo distinguen 3 etapas principales del desarrollo de los niños, que son muy importantes a tener en cuenta a la hora de educar a un niño.

Nosotros hemos preparado un artículo sobre este tema que podría ser útil para los padres de los niños.

Etapa 1: desde el nacimiento hasta los 6 años de edad 

 Los bebés son solo bebés, independientemente de su género. Les gusta cuando jugamos con ellos, los tenemos en nuestros brazos, les hablamos, básicamente, buscan atención. Cuando crecen, los bebés descubren el mundo a su alrededor a través de diferentes actividades, y es importante ayudarlos con esto. Erich Fromm, un psicólogo social, realiza investigaciones que a menudo señalan la importancia de los roles de los padres en el desarrollo temprano de un niño.

Estas son sus ideas más destacadas: Si una madre sufre de depresión, también afectará al niño, porque el amor a la vida pasa de una madre a un niño. Los niños necesitan la participación de sus padres, y aquí, las madres juegan principalmente el papel de padres amorosos y afectuosos. Esto es realmente importante porque un niño necesita sentirse seguro y amado.

El papel del padre es ser una autoridad para su hijo, ser la persona que el niño querrá ser, de quien aprenderá lo que es bueno y lo que es malo. El amor de una madre es incondicional. Las madres aman a sus hijos solo porque él está allí, pero el amor de un padre es diferente. Necesita ser merecido haciendo cosas buenas, comportándose correctamente. Así es como un niño aprende acerca de la moralidad y las reglas básicas.

Si no se mantiene este equilibrio, entonces un niño puede convertirse en un narcisista o una persona cruel. Sin embargo, a partir de los 2 años de edad, es de suma importancia que una madre establezca límites en su relación con su hijo para evitar el desarrollo del complejo de Edipo.

Etapa 2: de 6 a 13 años

 Esta es una edad en la que los niños claramente se dan cuenta de su rol de género y se involucran en actividades “infantiles”. Peggy Drexler, Ph.D., y psicóloga de investigación considera que los siguientes puntos son los más importantes en la crianza de un niño de esta edad: “Tenga en cuenta que los niños sí, sí, sean varones”.

El punto aquí no es tratar de proteger a su hijo de lo que pueda considerar actividades masculinas y más bien agresivas, sino más bien, tratar con el hecho de que tiene este tipo de intereses. . Valore la hombría de su hijo mientras fomenta el crecimiento, la independencia y el sentido de la aventura.

Si quiere jugar con una pistola de juguete o jugar videojuegos violentos, encontrará una manera, a pesar de sus restricciones. Respeta su individualidad porque “niño” no tiene una definición única. Hay diferentes estilos para expresar la masculinidad y, por supuesto, está bien tener interés en las actividades también

 Fomentar intereses diversos. El problema de muchos padres es que quieren que sus hijos sean como ellos y tengan los mismos intereses. Pero alentar a su hijo a involucrarse en diferentes actividades enriquecerá su vida y lo ayudará a apreciar la libertad de elección.

No tienes expectativas basadas en el género Peggy Drexler dice que, según sus observaciones, los niños que no estaban atrapados en los roles de género eran más independientes, más abiertos de mente y más tolerantes sexualmente que sus compañeros. Enseñe a un niño a lidiar con la crítica. Muéstrele cómo puede defenderse sin ser demasiado agresivo.

Etapa 3: desde los 14 años en adelante

 Esta es la etapa en que su hijo se convierte en un adolescente. Este período es difícil ya que la actividad hormonal hace que los niños se enojen e incluso que sean agresivos. La manera de salir de aquí es dirigir esta energía hacia el canal correcto. Necesitas ayudar a tu hijo a hacerse responsable de sus propias acciones porque la responsabilidad no es algo natural, se debe enseñar.

Como dice el psicólogo Steven Stosny, Ph.D., “la clave para enseñar la responsabilidad es asegurarse de que sus hijos comprendan este hecho crucial: el poder, el privilegio y la responsabilidad van de la mano. Cuando la responsabilidad es alta, también lo son los otros dos. Y cuando es bajo, también lo son los otros dos “. Al mismo tiempo, dele la oportunidad de establecer su propia identidad.

Un profesor de desarrollo infantil, David Elkind, Ph.D., piensa que, a menos que veas que tu hijo está de acuerdo con una mala compañía, deberías darle más independencia. Decida las reglas y la disciplina por adelantado. De acuerdo con Amy Bobrow, Ph.D. y un psicólogo clínico, ambos padres deben tener reglas estrictas de castigo que puedan implementar o cosas que permitan que su hijo haga. De lo contrario, sería difícil de explicar. Y la regla más importante es ser un modelo a seguir. No importa lo que le enseñe a su hijo si su comportamiento muestra lo contrario. Sé un buen ejemplo y no tendrás problemas con la crianza de los hijos.

¿Cuál es su experiencia como padre de un niño? ¡Comparte tus respuestas con nosotros! Fuente: brightside

Acostarte con tus hijos hasta que se queden dormidos… Si, te digo porqué.

Antes de que te des cuenta, vivirás con puertas cerradas y toda conversación será acerca de su independencia… ya no necesitarán más tu calor o sentir tu compañía para quedarse dormidos.

Acostarte con tus hijos hasta que se queden dormidos… no es un mal hábito y te digo porqué…

Muchas noches, muchas, empezamos el ritual de acostar a los niños desde las 7:00 p.m., o un poco antes, por muchas razones: para que duerman suficiente, para tener un rato de la noche solo para mi, para que si algo se atora no se acuesten tan tarde y sobre todo porque invariablemente alguno o todos, piden que nos acostemos (su papá o yo), con ellos hasta que se queden dormidos y son 4.

Entre las 7:45 a las 9:00 p.m., van cayendo por edades quedándose dormidos. Cuando me refiero al ritual de acostarlos quiero decir que toma cualquier cantidad de situaciones (todos los días) entre el momento de decir “a dormir” y el momento en que se quedan dormidos… No todos los días pero sí muchos, el ritual incluye el: “me lees un cuento”, “tengo hambre”, “tengo sed”, “se me olvidó hacer pipí”, “te quiero contar algo”, “solo te quiero decir una cosa y ya…” y además, ya se bañaron, ya cenaron, ya tomaron agua, ya fueron al baño, ya se lavaron los dientes… y tienen ese olor y temperatura irresistibles de los niños antes de dormir.

A esas mismas horas me esperan los pendientes cotidianos, los que nunca se agotan aunque los hagas siempre: la ropa por guardar, los trastes que lavar, los zapatos que recolectar, la ropa sucia que levantar…, y yo también muchas veces tengo hambre, sed o SUEÑO… y aún y todo elijo ceder a la divina petición de “mamá, te acuestas un ratito conmigo”… ese ratito a veces son 10 minutos, a veces son horas y cuando no me lo piden lo extraño, o es porque dormimos todos juntos porque papá está de viaje.

Las noches representan un verdadero momento de conexión para nosotros, hablamos de lo importante, hay besos y abrazos y cansancio y quejas, unos lloran, otros ríen, es el momento en el que somos muy reales… una pausa en el trajín cotidiano incluso para jugar un tiempo justo antes de meterse a la cama… ese instante que devuelve a los niños a la vida como si fueran las 8 de la mañana.

Antes de ser mamá creía que los niños que se dormían solos y por su cuenta eran maduros e independientes, que dormir con la luz apagada los dejaba descansar y que los adultos no deberían vivir al ritmo de los niños. Me disculpo. Era yo una ignorante. No entendía nada, porque no sabía nada.

Ahora estoy en otro lugar, en otro momento. En el tiempo de comprender que mis hijos me necesitan no por inmaduros, no por dependientes (o sí), pero principalmente porque yo o su papá somos su tierra firme, sus dos certezas como ellos son las nuestras. Arrullar a un bebé en brazos es instintivo, es natural, confortar a un niño pequeño también, porqué no lo sería si se trata de un niño mayor o hasta de un adolescente. Y es que ¿quién dicta las reglas de etiqueta para amar a los hijos?, ¿Qué es realmente un mal hábito cuando se trata de sentirnos amados y seguros cuando somos niños?

Ojo, que ni siquiera me estoy refiriendo al colecho (que personalmente practico), me refiero al instinto de acudir a las necesidades emocionales de nuestros hijos y a las propias, porque es verdad: ¿Cuántas veces soy yo la que necesita que ellos estén a mi lado para quedarme dormida?, y sí, el mundo se detiene, no reviso redes sociales, ni hablo por teléfon, ni recojo ropa, ni le doy de comer al gato, no hago mi cena y tampoco escribo mi blog… NO, solo me acuesto con ellos, con uno, con dos, a veces con cuatro… me dejo contagiar por su respiración pausada, por su vida simple y contenta, me dejo llevar y me fundo con su temperatura y a veces me gusta oler su cabello recién lavado o acariciar sus piecitos desnudos…

Sí, se están acostumbrando a mi, a su papá ¿Y?… y nada, que somos eso, una manada. Que antes de lo que yo quisiera serán mas y mas grandes e irán marcando su distancia y un día tal vez no haya espacio para mi en su cama, un día tal vez yo sea libre de hacer con mi tiempo lo que se me dé la gana o quizá esas puertas que hoy no sirven para nada porque están abiertas, quizá esas puertas se vayan cerrando por largos periodos porque ellos irán cayendo en la cuenta de que son grandes y maduros…

No quiero convencer a nadie de que haga lo que yo hago, solo quiero compartirles porqué no nos parece un mal hábito acostarnos con ellos hasta que se queden dormidos, sobre todo cuando algunas personas opinan que lo es. Para mí, dedicar ese momento o esas horas a compartir el sueño significa vincularnos de manera segura, constante, presente…, estamos en la misma casa pero no hay eso de que cada quien a su cuarto, es nuestra casa y son nuestras camas y somos familia y nos necesitamos y sobre todo, nos aprovechamos. Es cierto también que esa costumbre me regresa a casa, porque muchas veces renuncio al momento “nocturno” de salir un rato (al fin que están dormidos), y lo renuncio feliz porque quiero ese momento con ellos, porque cada noche es una menos, no porque sea fatalista, sino porque los niños crecen a la velocidad de la luz y su infancia no se repone, no regresa, no se compensa.

Quiero creer que esta costumbre los hace sentir amados, contenidos y acompañados, que lo van a recordar cuando sean mayores y que eso los hará ser mejores padres para sus hijos, porque ellos mismos sabrán de levantarse sin susto, sin tener que caminar un pasillo en la obscuridad o de tener miedo por la sombra de un juguete… ellos sabrán en cambio de sentir el olor y el calor de papá o de mamá, de la texturas de nuestras manos, pies o piernas, de abrir los ojos y confirmar que estamos ahí y que ellos pueden simplemente dormir sin miedo alguno. Y es posible que te desesperes, que añores dormir de una en tu cama sin compañía, o que simplemente desees que se despidan, den las buenas noches y que duerman hasta la mañana siguiente sin pedir nada, pero esto también pasará y lo vas a extrañar. (Karla Lara @KarlaDoula).

Técnica 4-7-8 para que tu hijo se duerma en un minuto

¿Cuántas veces has intentado dormir sin éxito? ¿Y tu hijo? ¿Tiene algún problema para conciliar el sueño? ¡Pues esto se acabó! Existe una técnica increíblemente eficaz, que pueden utilizar tanto los papás y mamás con insomnio como los niños que se ponen muy nerviosos justo a la hora de dormir. La técnica se llama 4-7-8. ¿Quieres saber en qué consiste?

Técnica 4-7-8 para que el niño se duerma en 1 minutoLa técnica 4-7-8 para dormir en 1 minuto

La técnica 4-7-8 la creó el profesor Andrew Weill, de la universidad de Harvard, y se basa en el control de la respiración. Tal vez pienses que es complicada para un niño, pero nada de eso. Para él supondrá un juego y los resultados son asombrosos. Y bien, ¿en qué consiste exactamente? Sigue estos pasos y aprenderás a usarla de forma correcta:

1. Inspira por la nariz durante 4 segundos. Sí, has oído bien: tienes que inspirar mientras cuentas mentalmente cuatro. Uno. Dos. Tres. Cuatro.

2. Ahora retén el aire dentro de los pulmones durante 7 segundos. Cuenta mentalmente: uno, dos, tres, cuatro. cinco, seis, siete. Esta es la parte más importante. Retener el aire ayuda a relantizar el ritmo cardiaco y a eliminar ansiedad.

3. Expulsa el aire, suavemente, durante 8 segundos: uno, dos, tres, cuatro, cinco seis, siete, ocho.

Debes repetir estos pasos varias veces. Notarás como el cuerpo queda en un estado de relajación perfecto. Además también afecta a la calidad del sueño. Un cuerpo en relajación descansa muchísimo mejor, ya que se el ritmo lento del corazón ayuda a que el cerebro se oxigene mejor.

Otras utilidades del método 4-7-8 para los niños

Sin embargo, este método tiene más beneficios de lo que imaginas. Saber controlar la respiración es vital para usarlo en los siguientes casos:

Elimina estrés: Si se practica de forma habitual, es una excelente terapia contra el estrés acumulado durante todo el día. Y sí, los niños también pueden sufrir estrés. Más aún en época escolar, claro.

Ayuda a superar miedos: El sentimiento de miedo es irracional y lleva a la excitación. El pulso se acelera y somos incapaces de controlar los nervios. Esta técnica ayuda a recobrar el estado de tranquilidad y racionalidad, y por lo tanto, a superar un momento de miedo e incluso un episodio de pánico.

Ayuda a relajarse antes de una intervención en público: actores, políticos y ponentes en general saben de la importancia que tiene la respiración para controlar el miedo escénico. Enseña a tu hijo a respirar de esta forma para relajarse antes de hablar en público.

Úsalo antes de entrar en el médico: si tu hijo es de los que sienten pánico al dentista o a las vacunas, este método les será muy útil.

Ayuda a meditar: Sí, los niños también pueden meditar. Ni imaginas la de beneficios que tiene. Puedes ayudarte del bote de la calma y empezar con esta técnica de respiración. Al niño le es muy útil para trabajar las emociones.

Ayuda al niño a concentrarse: Este sistema es muy útil para niños que ya tienen que empezar a memorizar. Controlar la respiración también les ayudará a concentrarse.

Una tragedia silenciosa está afectando a nuestros hijos

Hay una tragedia silenciosa que está ocurriendo ahora mismo, en nuestros hogares, y que afecta a las joyas más preciadas que tenemos: nuestros hijos. Después de tratar a cientos de niños y familias en mi trabajo como terapeuta ocupacional, soy testigo de una tragedia que está sucediendo frente a mis propios ojos. ¡El estado emocional de nuestros hijos es horrendo! Hable con profesores y profesionales que estén trabajando en terreno durante los últimos 15 años. Tienen preocupaciones similares a las mías. Lo que es peor, en los últimos 15 años, las investigaciones han generado estadísticas alarmantes de un aumento brusco y constante en enfermedades mentales en niños, que ya es casi una epidemia:

  • 1 de cada 5 niños tiene problemas de salud mental
  • El trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH) aumentó en un 43%
  • La depresión adolescente aumentó en un 37%
  • La tasa de suicidio en niños de 10 a 14 años aumentó en 100%

¿Qué más pruebas necesitamos para despertar ante este problema?

No, la solución no está en «aumentar los diagnósticos»
No, la solución no está en decir «ellos nacen así»
No, la solución no está en decir «es la culpa del sistema escolar»
Sí, a pesar de que nos cueste admitirlo, en muchos casos, somos NOSOTROS, los padres, la solución a muchas de las dificultades de nuestros hijos.
Se ha comprobado científicamente que el cerebro tiene la capacidad de recalibrarse al interactuar con el medio ambiente. Pero tristemente, el estilo de ambiente y crianza que estamos aplicando en los niños está recalibrando su cerebro en una dirección equivocada y creando más dificultades para su vida diaria.

Sí, hay niños que nacen con discapacidades, y que todavía tienen dificultades a pesar de del esfuerzo de sus padres por darles un ambiente y una crianza bien equilibrados. Pero NO me refiero a esos niños en este artículo.
Me refiero a los niños que tienen dificultades generadas por factores ambientales que padres bien intencionados están produciendo. Tal como lo he visto en la práctica de mi profesión, en el momento en que los padres modifican su perspectiva sobre la crianza de los hijos, los niños también cambian.

¿Cuál es el problema?

Los niños de hoy están siendo privados de los fundamentos de una infancia sana, como:

• Padres que estén involucrados emocionalmente
• Límites y orientación claramente definidos
• Responsabilidades
• Nutrición equilibrada y sueño adecuado
• Movimiento y tiempo al aire libre
• Tiempos de juego creativo, interacción social, oportunidades de tiempos de aburrimiento y sin estructura

Por el contrario, a los niños se les está dando:

• Padres distraídos con herramientas digitales
• Padres indulgentes que permiten que los niños asuman el rol de autoridad
• Mayor prioridad a los derechos propios que a las responsabilidades
• Sueño inadecuado y nutrición desequilibrada
• Estilo de vida sedentario y puertas adentro
• Estimulación constante, niñeras tecnológicas, gratificación instantánea y ausencia de momentos de aburrimiento

¿Es posible imaginarse que se pueda criar una generación saludable en un ambiente tan insalubre? ¡Por supuesto que no! No hay atajos para criar los hijos, y no podemos engañar a la naturaleza humana. Ya podemos ver los devastadores resultados cuando se hace eso. Son nuestros hijos quienes pagan con su bienestar emocional por tener una infancia desequilibrada.

¿Cómo solucionar este problema?

Si queremos que nuestros hijos lleguen a ser individuos felices y saludables, tenemos que despertar y volver a lo más fundamental. ¡Todavía es posible! Lo sé porque cientos de mis clientes ven cambios positivos en el estado emocional de sus hijos en semanas (incluso días en algunos casos) después de aplicar estas recomendaciones:

Establezca límites y recuerde que usted es la madre o padre de su hijo, no su amiga o amigo.

Provea a sus niños de un estilo de vida equilibrado basado en lo que NECESITAN, no sólo lo que QUIEREN.

No tenga miedo de decir «No» a sus hijos si lo que ellos quieren no es lo que necesitan.
• Proporcione alimentos nutritivos y disminuya los alimentos entre comidas.
• Pasen 1 hora al día en espacios verdes andando en bicicleta, caminando, pescando, observando aves e insectos

• Disfruten de una cena familiar sin tecnología todos los días.
• Jueguen un juego de mesa al día. (Lista en inglés de juegos para la familia)
• Que sus hijos cumplan con una obligación al día (doblar la ropa, guardar los juguetes, colgar la ropa, guardar los alimentos después de comprarlos, poner la mesa, etc.)

• Establezca una rutina para irse a la cama, que garantice que su hijo duerma largo tiempo en un dormitorio sin nada de tecnología.
Enseñe responsabilidad e independencia. No los proteja en exceso contra pequeñas equivocaciones. Ayúdeles a adquirir las habilidades necesarias para superar los mayores desafíos de la vida:

• No prepare la mochila de su hijo, no le lleve la mochila, no le traiga a la escuela el almuerzo o la agenda que olvidó, y no pele el plátano para un niño de 5 años. Enséñele habilidades a sus niños en lugar de hacer las cosas por ellos.
Enseñe a que posterguen la gratificación, y otorgue oportunidades para que se «aburran», ya que el aburrimiento es el momento en que la creatividad despierta:

• No sienta que usted es responsable por el entretenimiento de su hijo.
• No use la tecnología como una solución contra el aburrimiento.
• Evite usar tecnología durante las comidas, en el auto, restaurantes, centros comerciales. Utilice dichos momentos como oportunidades para entrenar el cerebro de sus niños y aprendan a funcionar en «tiempos aburridos»

• Ayúdeles a crear un «botiquín de primeros auxilios contra el aburrimiento» que contenga ideas de actividades para cuando «estoy aburrido».
Esté disponible emocionalmente y comuníquese con sus niños, enséñeles habilidades sociales y cómo controlarse a sí mismos:

• Apague el teléfono hasta que los niños estén en la cama, evitando así que usted se distraiga con una herramienta digital.
• Conviértase en el entrenador de las emociones de su hijo. Enséñeles a reconocer y lidiar con la frustración y la ira.

• Enséñeles a saludar, tomar turnos, compartir, tener empatía, modales en la mesa, conducir una conversación,

• Conéctese emocionalmente: sonría, abrace, bese, cosquillee, lea, baile, salte o gatee con su hijo. ¡Es necesario que hagamos cambios en la vida de nuestros hijos antes de que toda esta generación de niños esté sumida en medicamentos! Aún no es demasiado tarde, pero pronto lo será …